• Sáb. Abr 10th, 2021

Dionisio el dios en la mitología griega de la naturaleza y la fiesta

Pornoticiasfrescas

Feb 11, 2021

Dionisio, también deletreado Dionysos en la gran mitología griega, también llamado Baco o (en Roma) Liber Pater, en la religión grecorromana, dios griego de la naturaleza de la fecundidad y la vegetación, especialmente conocido como dios del vino y el éxtasis. La aparición de su nombre en una tablilla lineal B (siglo XIII a.C.) demuestra que ya se le rendía culto en la época micénica, aunque no se sabe dónde se originó su culto. En todas las leyendas de su culto se le representa como de origen extranjero.

Dionisio era hijo de Zeus y Sémele, y era el único dios con un padre mortal. Zeus se acercaba a Sémele en la noche, sin ser visto por los ojos humanos, pero podía sentirse como una presencia divina. Semele se alegró de ser la amante de un dios, aunque no sabía cuál.

La noticia se difundió rápidamente y Hera rápidamente asumió la responsabilidad. Fue a ver a Semele disfrazado y la convenció de que debería ver a su amante como un verdadero amante. Cuando Zeus la visitó nuevamente, estuvo de acuerdo con su promesa. Incluso le hizo jurar sobre el río Styx que estaría de acuerdo con su solicitud. Zeus amaba y aceptaba con locura. Por lo tanto, le pidió que le mostrara su verdadera identidad.

Zeus no estaba contento sabiendo lo que iba a pasar, pero obligado por su juramento, no tenía otra opción. Apareció en su verdadera forma y Semele se quemó al instante al ver su gloria. Zeus consiguió rescatar al feto de Dionisio y lo cosió en su muslo hasta que estuviera listo para nacer. Su nacimiento de Zeus le confirió la inmortalidad.

Hera todavía está celosa de la infidelidad de Zeus y del hecho de que Dionisio todavía está vivo, y él hace arreglos para que los Titanes lo maten. El Titán lo hizo pedazos, pero Rea lo resucitó. Después de eso, Zeus organizó su protección y lo llevó al hada de la montaña para que lo criara.

Dionisio está activo en todo el mundo, difundiendo su culto. Acompañadas de él, las doncellas y mujeres salvajes se quemaban de rojo con vino, sus hombros estaban cubiertos de piel de leonado y sostenían palos con puntas de piña. Cuando otros dioses fueron consagrados en los templos, los seguidores de Dioniso lo adoraron en el bosque.

Dionisio era también uno de los pocos personajes capaces de hacer regresar a un muerto del inframundo. Aunque nunca había visto a Semele, estaba preocupado por ella. Finalmente, viajó al inframundo para encontrarla. Se enfrentó a Tánatos y la trajo de vuelta al Olimpo.

Después de que Dionisio, el dios mitológico griego del Olimpo, naciera del muslo de Zeus, fue llevado a Sileno y a las ninfas de la lluvia del monte Nysa para ser criado a escondidas de la ira de Hera. En algunas versiones, más tarde fue llevado para que lo cuidara la hermana de Sémele, Ino. Una vez crecido, Dionisio aprendió a cultivar uvas y se convirtió en el primero en convertirlas en vino. Luego vagó por Asia enseñando a los mortales los secretos de la elaboración del vino. Tras su larga estancia, Dioniso ascendió al Olimpo y se convirtió en el último de los doce olímpicos.

Debido a que Dionisio era el único olímpico con una madre mortal, a que fue criado en el mítico monte Nysa (que se creía que estaba muy al sur o al este), y a que vagó por Asia antes de llegar a Grecia, Dionisio era visto como un forastero. Esto era una parte inherente a su culto, que a menudo se centraba en los elementos más subversivos de su naturaleza. A menudo se le llamaba Eleuterio, que significa “el liberador”, porque su vino, su música y su danza extática liberaban a sus seguidores de la conciencia de sí mismos y de las restricciones de la sociedad.

Como parece que Dionisio representaba la savia, el zumo o el elemento vital de la naturaleza, se instituyeron ampliamente orgías festivas (ritos) en su honor. Estas dionisias (bacanales) ganaron rápidamente adeptos entre las mujeres. Los hombres, sin embargo, las recibieron con hostilidad. En Tracia, Dionisio se enfrentó a Licurgo, que acabó ciego y loco.

En Tebas, a Dionisio se le opuso Penteo, su primo, que fue despedazado por las bacantes cuando intentó espiar sus actividades. Los atenienses fueron castigados con la impotencia por deshonrar el culto del dios. A pesar de la resistencia de sus maridos, las mujeres salieron a las colinas, vistiendo pieles de cervatillo y coronas de hiedra y gritando el grito ritual: “¡Euoi!”. Formando lo que se llama thyai y agitando thyrsoi (varitas de hinojo atadas con vid y con puntas de hiedra), bailaban a la luz de las antorchas al ritmo del aulos (pipa doble) y del tympanon (tambor de mano). Mientras estaban bajo la inspiración del dios, se creía que las bacantes poseían poderes ocultos y la capacidad de encantar a las serpientes y amamantar a los animales, así como una fuerza preternatural que les permitía despedazar a las víctimas vivas antes de darse un festín ritual (ōmophagia). Los bacantes aclamaban al dios con sus títulos de Bromios (“Tronador”), Taurokeros (“Cuerno de toro”) o Tauroprosopos (“Cara de toro”), en la creencia de que encarnaba a la bestia de los sacrificios.

Dionisio se convirtió en uno de los dioses más importantes de la vida cotidiana y se asoció a varios conceptos clave. Uno de ellos era el renacimiento después de la muerte; su desmembramiento por parte de los Titanes y su vuelta a la vida se reflejaba simbólicamente en la viticultura, donde las vides debían ser podadas bruscamente, y luego quedar inactivas en invierno para que dieran fruto.

Otro concepto era que, bajo la influencia del vino, uno podía sentirse poseído por un poder mayor. A diferencia de otros dioses, Dionisio no era simplemente un dios al que adorar, sino que también estaba presente dentro de sus seguidores; en esos momentos, un hombre poseía poderes sobrenaturales y era capaz de cosas que no podría hacer de otra manera.

Fuente: Dionisio dios de la mitología griega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *