• Sáb. Oct 16th, 2021

Trucos para limpiar el dormitorio a fondo

Pornoticiasfrescas

Sep 30, 2021

En el artículo de hoy, vamos a ver cómo realizar una limpieza en profundidad del dormitorio.
Los expertos de decoración de Decorarhogar, nos dan un listado de trucos para que puedas llevar la limpieza lo más rápido posible. ¡Vamos allá!

Pon una lavadora lo primero

Quita de la cama las sábanas, las fundas de almohada, el edredón y la funda del colchón. Empieza a lavar la ropa para que el ciclo funcione mientras trabajas en el resto del dormitorio. (Deberías lavarlos cada semana aproximadamente).
Las mantas de plumón y las alternativas de plumón suelen poder lavarse a máquina con agua fría y secarse en la secadora. Recuerda poner la temperatura en baja y añadir un ovillo de lana (no una pelota de tenis) a la secadora para rellenarla mientras da vueltas. Detén el ciclo cada 20 o 30 minutos para deshacer los grumos con las manos y deja que funcione hasta que estés seguro de que está completamente seco.

Limpia las almohadas

Procura limpiar tu almohada cada seis meses o trimestralmente si eres alérgico.
Las almohadas de plumas o de espuma deben lavarse a mano con agua tibia y jabón. Deja que se sequen al aire, preferiblemente al aire libre.
Los tejidos artificiales -como el algodón, el nailon y otros materiales sintéticos- pueden meterse en la lavadora con un detergente que no haga mucha espuma. Una mezcla ideal para la limpieza es el peróxido de hidrógeno para eliminar los gérmenes, el bicarbonato de sodio para eliminar el olor y la lejía de oxígeno para eliminar cualquier mancha misteriosa.
Si utilizas una máquina de carga superior, pon las almohadas de pie y coloca una toalla a cada lado con 1/3 de taza de solución limpiadora. Las lavadoras de carga frontal deben lavar una almohada a la vez y utilizar 1 cucharada para cada una. Ponga el ciclo en «suave» y «carga extra grande».
Los tejidos artificiales pueden secarse a fuego medio, pero asegúrate de leer las etiquetas para comprobar que no se derrite nada. Los ovillos de lana pueden evitar los grumos, pero evita las pelotas de tenis ya que podrían ser tóxicas.

Lavar paredes y ventanas

El polvo no sólo afecta a las mesas auxiliares y las cómodas. También puede cubrir las paredes, las aspas de los ventiladores de techo, las molduras de corona y los alféizares de las ventanas.
Utiliza una fregona de algodón nueva para quitar el polvo de las paredes y las esquinas, o utiliza la extensión de la aspiradora para aspirar las telarañas de las esquinas superiores.
Aspira las rejillas de la calefacción y el aire acondicionado para limpiarlas de polvo.
Si tienes un ventilador de techo, desliza una funda de almohada vieja sobre cada aspa para atrapar el polvo que caiga mientras limpias la superficie con un paño húmedo.
Utiliza un paño de microfibra y agua tibia y jabonosa para limpiar los marcos y los rieles de las ventanas, y usa un limpiacristales para pulir las ventanas.
Si tienes una lámpara de techo con globos extraíbles, lávalos en el fregadero y ponlos a secar. Si no, quita el polvo.
Limpia los interruptores de la luz y los pomos de las puertas con un paño y un spray desinfectante.

Limpia las superficies y los cajones

Utiliza un paño limpio y húmedo para quitar el polvo de todas las superficies, los muebles, los marcos de las puertas y las lámparas.
Recuerde que, cuando limpies el polvo, debe empezar por las superficies más altas e ir bajando para evitar que el polvo caiga sobre los objetos que ya has limpiado.
Utilizando la herramienta para hendiduras de su aspiradora, aspira los pliegues del colchón hasta que esté realmente limpio. A continuación, dale la vuelta para que se desgaste de forma uniforme con el paso del tiempo. Si tienes un pillow top, prueba a girarlo de pies a cabeza.
Quita las cortinas y lávalas o límpialas en seco según las instrucciones de cuidado, o utiliza el accesorio de manguera de tu aspiradora para quitarles el polvo.
Retira la ropa del armario y de la cómoda. Aspira bien el armario. Vuelve a utilizar la herramienta para hendiduras para limpiar todos los rincones y pasa un paño húmedo por las estanterías.
Limpia el interior y el exterior de los cajones de la cómoda y quite el polvo de la parte superior. Vuelve a colocar la ropa en su sitio de forma ordenada.

Saca el primer ciclo de la lavadora

Aprovecha el tiempo y pon a secar las sábanas que ya están listas para sacar de la lavadora. Cuanto antes hagas esto, antes estarán secas y listas para volver a colocar en la cama o para guardar.
Ahora seguimos con una segunda lavadora, para lavar toda la ropa que tengamos. Esto lo hacemos lo segundo ya que las sábanas tardan más tiempo en secar, al ser más grandes.

Limpia el suelo

Utiliza un paño de microfibra y agua tibia con jabón para limpiar los zócalos.
Usa la extensión de la aspiradora para limpiar debajo de la cama. Retira las alfombras y aspíralas, o simplemente dale unos golpes para eliminar el polvo en el exterior de tu casa.
Si tienes suelos de madera, aspira y friega el suelo.
Para refrescar las alfombras, espolvorea un poco de bicarbonato de sodio y déjalo reposar durante unos minutos. Después, aspira la alfombra dos veces -una en cada dirección- para limpiar en profundidad el pelo de tu alfombra.

Airea tus habitaciones

Mientras termina el ciclo de la lavadora, podemos ir aireando las diferentes habitaciones para que huelan mucho mejor.
Otro consejo que te podemos dar para lograr un mejor olor en tu hogar, es a través de los famosos purificadores de aire. Un purificador de aire elimina malos olores tales como el malo olor que se genera de las mascotas, malos hábitos como fumar, el olor tras haber cocinado, especialmente con fritos…
En la web de decorarhogar.com encontrarás cientos de reseñas sobre productos del hogar, por lo que acertarás con el purificador de aire perfecto para tu casa.

8.- Saca la ropa de la lavadora y ordénalo todo

Finalmente, saca de la lavadora toda la ropa y tiéndela. Si haces esto a primera hora de la mañana, lo más probable es que por la noche puedas recogerla, aunque dependerá del tiempo que haga en tu localidad.
Cuando estén secas, tocará planchar, doblar y guardar. Esto puedes hacerlo por la noche del mismo día o en las primeras horas de la mañana del día siguiente.

Si adquieres estos hábitos como rutina semanal, ahorrarás mucho tiempo y tu dormitorio siempre permanecerá limpio y organizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *