• Vie. Sep 30th, 2022

    Tu marca personal más allá de los 140 caracteres

    Pornoticiasfrescas

    May 15, 2021

    Se puede estar más o menos de acuerdo en que el contenido es el rey, pero lo que sí es seguro que en ocasiones, una imagen vale más que mil palabras, o en nuestro caso, más que 140 caracteres.

    Aunque está claro que lo que expongamos en Twitter es parte fundamental en la gestión de nuestra marca personal, no lo es menos todo lo relativo a la imagen que mostremos en ella.

    Así, tanto las imágenes, el fondo o la bio, pueden ser elementos fundamentales, junto con nuestros tweets, para que se fortalezca nuestra marca y pueda ser el principio de un seguidor, un prescriptor, un cliente o un futuro proyecto/trabajo.

    Elementos que mejoran nuestra marca personal

    Dicho esto, para mejorar nuestra marca personal y nuestra imagen en la red de microblogging, tenemos que tener en cuenta una serie de elementos.

    1.    Imagen usuario: ¡Huevos no, gracias! La imagen de usuario va a estar presente en cada uno de los tweets que publiques además de ser la referencia central de tu perfil de Twitter. El hecho de mantener la imagen de huevo que la red nos aplica por defecto denota dejadez y poca personalidad y profesionalidad.

    Aporta una imagen actual o el logo de tu marca para conseguir mayor impacto en los usuarios, a fin de generar mayor visibilidad.

    2.   Nombre: Lo normal y aconsejable es que uses tu nombre (mote o pseudónimo), el de tu empresa o el de tu marca para mostrar un lado más humano, personal y que genere confianza en los que te siguen. Además, con ello ayudamos al buscador a que nos reconozca junto con nuestro @nombreusuario.

    3.  @nombreusuario: Será tu nombre de usuario en twitter. Debes procurar que se asocie al nombre de la marca que quieras representar.

    Intenta que sólo posea letras minúsculas, evitando los números (lo sé, el mío lo lleva), los guiones bajos o cualquier otro símbolo que entorpezcan la claridad, la escritura o el recuerdo de @nombreusuario.

    4.  Biografía: ¿Se puede definir nuestra marca en 160 caractéres? Pues sí. Tienes que ser claro, conciso y directo. Aporta información relevante y que convenza sobre la filosofía o naturaleza de tu marca. Usa algún #hashtag que resuma tu posición pero no abuses de ellos.

    5.       Localización: Añadir tu ubicación es una manera de contextualizar tu marca y posicionarla en una zona concreta. No hace falta que pongas tu ubicación exacta. Bastará con añadir tu ciudad o país.

    6.       Enlace: A nadie se le escapa la importancia de añadir tu blog, web, Linkedin, suscripción o cualquier otro tipo de enlace que sirva para que cualquier usuario pueda acceder a aquellos contenidos que pones a disposición de los demás. Esa otra forma de que tu comunidad te conozca y participe contigo.

     7.       Fondo e  imagen de cabecera: Es la representación gráfica de la imagen con la que queremos que se nos asocie. Con un poco de imaginación y creatividad o la propia herramienta que aporta Twitter, se pueden crear efectos y diseños fantásticos que llamen la atención sobre nuestra marca.

    Puede resultar un buen lugar para aportar más datos sobre tu marca, así que aprovecha todas las posibilidades que te aporta.

    Personalmente, todavía estoy “maquinando”  mis diseños para el fondo y la imagen de cabecera, pues los quiero hacer más personales.

    ¿Y tú?¿Has tenido en cuenta todas estas consideraciones?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.