• Vie. Ene 14th, 2022

Saber reconocer una alfombra de alta calidad

Pornoticiasfrescas

Dic 5, 2021

Elegir la alfombra adecuada que complemente o contraste con el estilo de los muebles o el gusto personal del comprador no es fácil. La oferta es muy amplia y orientarse en este maravilloso mundo puede ser complejo. Muchas veces, es conveniente dejarse aconsejar por los expertos para hacer una elección acertada.

Sin necesidad de ser un experto en el arte de tejer, es posible empezar por aprender a distinguir una auténtica alfombra anudada a mano de las imitaciones hechas a mano o a máquina que pueden encontrarse en el mercado hoy en día. Y en este sentido, casi siempre la diferencia se encuentra en los detalles.

Las alfombras de alta calidad suelen reconocerse por la calidad de los materiales utilizados (lanas brillantes y de alta calidad, por ejemplo), el uso de tintes vegetales y la suavidad y robustez características de la alfombra. Una alfombra hábilmente anudada, por ejemplo, no atrapa el polvo.

Entremos en el detalle del detalle

Antes de seguir adelante, hay que distinguir entre alfombras anudadas a mano, hechas a mano y anudadas a máquina:

No todas las alfombras están anudadas a mano ya que algunas alfombras se definen como «hechas a mano» porque no están anudadas, lo que requiere más tiempo y cuidado. Se trata, por tanto, de simples tejidos formados por urdimbre y trama, pero no pueden tener el valor, la historia, la belleza y la tradición de una alfombra anudada a mano.

Las alfombras también pueden fabricarse mecánicamente, y en este sentido a menudo son imitaciones de alfombras hechas a mano, con una buena calidad visual, un tacto agradable y un diseño que sigue las tendencias actuales. Sin embargo, la calidad intrínseca de la alfombra original anudada a mano, su durabilidad y la nobleza de su historia no pueden compararse con este tipo de producto industrial.

Por este motivo, Las marcas que realmente son consideradas de alta gama, no ofrecen piezas fabricadas a máquina, sino sólo artesanales anudadas a mano. La diferenciación es su forma de desmarcarse de las copias cada vez más presentes.

Cómo saber reconocer una alfombra anudada a mano

Un truco útil para reconocer una alfombra auténtica anudada a mano es doblar una esquina de la alfombra, esto tiene una explicación, y no es otra que una alfombra auténtica anudada a mano será más suave y fácil de doblar que una fabricada a máquina, que es más rígida y resistente a los dobleces.

Esta gran diferencia se debe al uso de fibras sintéticas en lugar de naturales ya que las alfombras originales anudadas a mano se fabrican únicamente con materiales naturales como lana, algodón y seda.

El pelo, la pila de la alfombra, se crea a partir de decenas de miles de nudos hechos con hilos de lana. Los nudos no sólo forman el pelo, sino que también crean el dibujo característico de la alfombra. La altura del pelo la decide el artesano que fabrica la alfombra y también depende de las tradiciones de los distintos lugares de origen.

En las alfombras anudadas a mano por los artesanos, es muy común ver zonas donde el pelo es más alto y otras donde es más bajo. Por el contrario, una alfombra mecánica se afeita uniformemente en toda su superficie, y ésta también es una diferencia que hay que tener en cuenta.

En las alfombras anudadas a mano, los filamentos que componen la urdimbre se convierten en los flecos que pueden verse en el lado más corto de cada alfombra auténtica una vez que el trabajo se ha completado y retirado del telar. Los flecos son, por tanto, un elemento distintivo de la originalidad y el valor de la alfombra anudada a mano.

En cambio, en las alfombras anudadas a máquina, los flecos se aplican una vez terminada la alfombra, cosiéndolos a los extremos de la misma de forma visible incluso a simple vista y este es otro dato que tampoco hay que pasar por alto.

Alfombras clásicas tejidas a mano

Dentro del grupo de alfombras clásicas anudadas a mano, no sólo se incluyen las alfombras persas como mucha gente todavía cree ya que son comúnmente consideradas las alfombras anudadas a mano por excelencia, pero existen una serie de colecciones de alfombras de nueva fabricación y anudadas a mano que se distinguen por la elección estilística de reproducir el diseño floral clásico.

No sólo estas, sino que también es común encontrar series de colecciones de alfombras decorativas o estilizadas realizadas en las regiones de Asia Central. Una gran proporción de la producción de alfombras nuevas se concentra en las regiones asiáticas de Uzbekistán, Turkmenistán, Afganistán, Pakistán, Kirguistán, Tayikistán e India. Se trata de una zona geográfica muy inestable, con fronteras políticas no siempre bien definidas.

Esto crea mucha confusión cuando se opta por una denominación derivada de la zona de producción, el motivo es que muchas alfombras clásicas llevan el nombre de la ciudad de origen, pero si hasta hace poco el nombre era sinónimo del nivel de calidad de la alfombra, hoy no es suficiente. Bajo el mismo nombre se encuentran a menudo alfombras finas y hábilmente confeccionadas, así como alfombras toscas con poca exigencia estética.

Por lo tanto, es útil especificar en detalle las características que subyacen a la designación de las cualidades ofrecidas. Porque en los «secretos escondidos» dentro del detalle, es donde está la diferencia.

Aumento de demanda de alfombras usadas

Habría que aclarar algunos puntos en este sentido. Recordemos que las alfombras persas antiguas se venden como auténticas obras de arte y se han usado durante años. Es cierto que si llega a tus manos una alfombra de este tipo mediante un vendedor, habrá sido tratada tendrá todas las garantías.

Una alfombra puede ser perfectamente nueva y, por tanto, recién anudada, pero puede haber sido utilizada y colocada en el suelo para su exposición, por ejemplo.

Una alfombra vieja, mejor aún si es antigua, casi seguro que ha sido usada pero puede haber piezas raras que por diversas vicisitudes nunca han sido pisadas, han sido colgadas o simplemente nunca se han vendido, permaneciendo por tanto siempre en algún almacén.

Tan solo hay que fijarse en estas antiguas manufacturas de los años 30 y 40, son alfombras de un tamaño ahora casi inalcanzable, el tamaño adecuado para la alfombra del salón, la que se coloca entre los sofás, generalmente la zona más importante y frecuentada de la casa.

Un comerciante serio le venderá una alfombra limpia, recién lavada y con tratamiento antipolillas, ya sea nueva, vieja, usada o abandonada en algún almacén, la alfombra debe estar limpia en primer lugar.

Hay quienes, por lógica personal, no desean tener una alfombra que ya ha estado en la casa de otra persona, sólo piden que la alfombra sea nueva y que nunca haya sido usada. Esta condición generalmente es posible eligiendo la alfombra de fabricantes recientes o contemporáneos.

Como hechos dicho antes, en el caso de auténticas alfombras antiguas, hoy en día se venden como piezas de colección y pueden llegar a tener unos valores realmente desorbitados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *