• Sáb. Jul 20th, 2024

El parabrisas y la seguridad vial

PorRamón Posadas

Ago 30, 2023
SSUCv3H4sIAAAAAAAEAJ2RTW7DIBCF95V6B4u1LdnGdkivEnUxBuKOQkwFOFUU+e7hx0isu+N9Mw/mDa/Pj6oiM1jk5Kt6BeU1KrVZZ8ChXj1u64NLgU4bBBVgYHusEOvAbVbacMWBODi5+N4ED39+55J0lQux6B2+REhdMLvNkWW01/92psN3jgKLXPkzDlwEMVJJSEEuqZXc/pw09zLaA4XUhYZNoC5SPjQHFQy0uPnXIMd1KWza/UhTbsyvXN8LsGoXJzmCEeFXGmRHO3oa234Yp76nbDqfSf4GzW8oyllRBEdLWQcjFQ2D6dQME4wNGyQ0vJ+vwMRVcEb9pvY346zWnQ4CAAA=

Muchos son los conductores que en reiteradas ocasiones llegan hasta el taller de lunas buscando la sustitución de parabrisas tras haber sufrido un impacto cuando lo que realmente se necesita es un servicio de reparación parabrisas. Esto ocurre porque algunas personas no están al tanto de la magnitud que debe tener la rotura para determinar si el parabrisas requiere un servicio o el otro. Para poder saberlo es necesario conocer los diferentes tipos de rotura de parabrisas que existen. Veamos cuáles son.

Tipos de rotura de parabrisas

Desgaste superficial o parabrisas rayado

Tal como su nombre lo indica, esta es una incidencia menor en el parabrisas, aunque no por eso debe quedar exento de revisión. Este tipo de desgaste o rayado se produce cuando las hojas del limpiaparabrisas se encuentran desgastadas, cuando un pequeño objeto o incluso una piedra han rozado la superficie, entre otras causas.

Ojo de buey

Este tipo de rotura en el parabrisas es el clásico que se produce cuando algún objeto contundente o a gran velocidad salpica contra el parabrisas. Es fácil de reconocer porque es redondeado y afecta tan solo a la parte exterior del cristal. En términos generales, no es una rotura de la cual preocuparse mayormente. Sin embargo, será necesaria una si es mayor a una moneda de dos euros; si está situada a un extremo del parabrisas, o bien, si afecta a la visión del conductor. 

Ojo de buey con microfisuras

Se trata de una rotura similar a la anterior. La única diferencia significativa es que a este tipo de golpe le aparecen pequeñas grietas alrededor del impacto principal. Es fácil reconocer este tipo de rotura al ser similar al cuerpo de una araña. Si ves que tu coche sufre este tipo de rotura será necesario que lo lleves al taller de lunas para aplicar una reparación parabrisas mediante un tratamiento de sellado, puesto que las grietas pueden expandirse.

Rotura con grietas

Dentro de los tipos de rotura de parabrisas es al que más atención se le debe poner. Una grieta o raja pequeña que se encuentre solo por un lado del parabrisas y sea inferior a los 20 centímetros de longitud puede no ser demasiado significativa, pero una o varias grietas de mayor tamaño es motivo suficiente para llevar el coche a un taller de lunas y aplicar una sustitución parabrisas

Recuerda que un fuerte y contundente impacto sobre el cristal puede provocar este tipo de rotura. También puede producirse debido a cambios bruscos en la temperatura. En este aspecto, un clásico error es echarle agua caliente cuando el parabrisas se encuentra congelado. Asimismo, un parabrisas que ya presente una grieta tendrá más probabilidades de desprenderse cuando se vea expuesto a fluctuaciones de temperatura como estas.

¿Parabrisas roto?

En caso que tu coche presente algunos de los tipos de rotura de parabrisas, ya sea porque algún elemento como una piedra o una rama le ha pegado directamente, será necesario que acudas a un taller de lunas lo antes posible para que el personal a cargo pueda ofrecerte la solución más adecuada según la envergadura del golpe.

En este contexto, es importante que tengas en cuenta que, al pasar por alto cualquier tipo de fisura, estás arriesgándote una multa que puede ascender a los 200 euros. Esto último no solo afecta negativamente a la seguridad en las carreteras, sino que también representa un riesgo tanto para los ocupantes del vehículo como para los peatones. 

Por otro lado, es fundamental tener en cuenta que para superar los controles de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), es necesario que el parabrisas se encuentre en óptimas condiciones y que la rotura no se localice dentro del campo visual del conductor, esto último sin importar el tipo de fisura que pueda haber.

No olvides que optar por la reparación parabrisas resultará mucho más económico que reemplazarlo en su totalidad.

Otros factores de cuidado que involucran el parabrisas

Un parabrisas en condiciones óptimas no solo se refiere a que no presente ningún tipo de daño, también tiene que ver con la limpieza. En este aspecto, se da la situación en las cuales, sobre todo en los meses de verano, quedan mosquitos u otros insectos pegados al parabrisas, haciendo difícil su remoción. Existen varios trucos para este tipo de limpieza, como por ejemplo poner una toalla mojada a lo ancho del parabrisas y dejar reposando durante la noche.

Por último, si quieres mimar a tu coche, un tratamiento antilluvias o hidrofóbico es una excelente opción que te dará más confort mientras conduces al mejorar considerablemente la visibilidad durante la temporada de lluvias y tormentas.

¡Recuerda que mantener un parabrisas limpio y en buenas condiciones equivale a velar por tu seguridad y la de quienes te rodean!